home

OBI
>

Testimonio 2

Estimado Pacientes y futuros Pacientes,

Soy una persona de 70 años que comenzó el tratamiento bio estético con el Dr. Antonio Sanz a los 68 años, el 19 de Mayo del 2010. Me encontraba en ese entonces en muy malas condiciones pues debía andar acompañada, debido a una reacción vagal permanente que me produjo el tratamiento anterior de rehabilitación oral efectuado por 3 años con una Dra. de mucho renombre, que me causó mucho daño.

Nací con laxitud ligamentosa y desde que terminé una ortodoncia, para mi gusto no necesaria a los 19 años, comencé a tener dolores en los senos nasales y dolor de oídos, más zumbidos permanentes y ganglios del cuello inflamados. Esto se acentuó con la salida de las muelas del juicio a los 22 años. Al poco andar esto se intensificó y me lavaban periódicamente los senos nasales con suero, lo que era una tortura. Después de los 58 años comencé a tener sinusitis, por lo que debía tomar antibióticos y problemas con ambos manguitos rotadores.

A los 43 años tuve un accidente casero que me caí sentada y comencé por esa época a tomar clases de ballet académico y a hacer gimnasia médica para la laxitud, cosas que hago hasta hoy. Con el tiempo el problema se volvió peor pues a los 58 años no podía abrir bien la boca, la sonajera de las articulaciones ATM (TMJ) era fuerte y lo peor fue que se me fue la cabeza hacia adelante, acortándoseme el mentón y levantándoseme las vértebras cérvico torácicas (tungo) piedras lo que, además de causar mucha molestia, se veía horrible; más los dolores de oído, senos nasales y espalda en forma ya permanente.

El Dr. Sanz me explicó en qué consistía este tratamiento de bio estética y de qué manera lo hacía, con un plano que la parte superior de la boca que se va ajustando hasta que se centra la mandíbula y ahí se procede a la otra etapa que es la de la axiografia, impresiones,(moldes para lograr la forma que tendrán los dientes definitivamente), haciendo una matriz de la boca con la mordida ya estable.

hojas otoñoEn mi caso se me ajustó el plano por 2 meses, 3 veces a la semana y gradualmente 2 veces a la semana y luego una vez a la semana.Se me hizo la axiografía el 10 de Octubre del 2010 y salió mala, así es que seguí con el plano que se me tuvo que cambiar en el intertanto pues ya estaba muy gastado. El 21 de abril del 2011 se me hizo la segunda axiografía que salió bien, por cautela el Dr. Sanz espero 3 meses más antes de sacar las impresiones y moldes para los dientes definitivos. Estos dientes se colocaron (en mi caso se alargaron) en septiembre del 2011. Antes tuve 2 largas conversaciones con el Dr. Sanz donde él me habló de los pro y los contra del composit. Al final decidimos de común acuerdo que al tener yo los dientes en buen estado y sin obturaciones los pondría de composit y los molares de cerámica. Menos mal que no había ni una carie en los molares, así que estos fueron limpiados y luego se me puso las incrustaciones de cerámica.

florero con rosasDebo decir que los dolores de senos nasales y oídos se me quitaron a la primera semana de tratamiento, la reacción vagal se fue quitando de a poco y al mes ya podía manejar y hacer mi vida igual que antes. Solo permaneció el dolor de espalda por unos meses, hasta que fue completamente soportable y depende del clima. No he tenido más sinusitis ni dolor de oídos, y lo increíble es que se me metió el tungo y me enderecé, crecí 3 cm.

Demás está decir que me quedaron los dientes espectaculares de bonitos y naturales y muy funcionales!!!!

Yo le estaré eternamente agradecida al Dr. Sanz, para esto no tengo palabras, pero sí una hermosa sonrisa! El Dr. además de tener unas manos maravillosas y ser una bellísima persona es un apasionado de su trabajo, que efectúa con una precisión, acuciosidad y profesionalismo del más alto nivel.

También quiero agradecer a la Sra. Luz María y a todo el personal de la Clínica por el apoyo brindado. La Clínica es muy agradable y se ve preocupación en cada detalle, las flores, el jardín, las consultas, la atención, etc.

Yo les diría a los que lean esto, que este tratamiento del cual hay mucha desinformación (ya que generalmente se peregrina por sicólogos, traumatólogos, reumatólogos, neurólogos, etc.) tiene solo posibilidades de éxito, que no tengan miedo de intentarlo y mientras más joven se haga mejor. La calidad de vida cambia, se hace más rica, también sube la autoestima y uno se ve visiblemente más joven, ya que los músculos faciales y del cuello comienzan a trabajar en armonía. No es doloroso, hay molestias corporales, pero son completamente soportables y pasajeras. Sí que hay que tener perseverancia y paciencia y seguir las instrucciones rigurosamente. Yo lo hice así y Uds. pueden apreciar el antes y el después.

Estoy feliz con mis dientes nuevos, con mi nueva mordida y sonrisa perfecta, y no es por mandarme la parte, pero he quedado muy bien, y esto se lo debo al Dr. Sanz que además de ser un excelente profesional es un artista.erme sonreír nuevamente ha devuelto los atributos de personalidad que en algún momento perdí.

ISABEL CORTÉS